Gestión de la edad en organizaciones saludables

La gestión del factor edad en la empresa nace como consecuencia de los cambios demográficos que está experimentando nuestra sociedad y que están llevando a las instituciones europeas a impulsar una nueva estrategia orientada a alargar la vida laboral y estimular el mantenimiento de los trabajadores y trabajadoras mayores en el mercado laboral.

¿EN QUÉ CONSISTE EL ENVEJECIMIENTO ACTIVO?

Se trata de gestionar el cambio demográfico dentro de las empresas para desarrollar el negocio y optimizar la forma de trabajar según la edad. Concebir una manera diferente de gestionar la vida laboral de las plantillas.

Para ello necesitamos:

  • Promover una nueva filosofía/cultura empresarial respecto a los trabajadores mayores.
  • Crear una opinión social favorable respecto a la aportación de los trabajadores de más edad.
  • Ofrecer incentivos para que las personas alarguen su vida laboral y los empleadores les mantenga activos y/o contraten también trabajadores mayores.
  • Promover el acceso a la formación y a la mejora de las habilidades profesionales.

Pero además, la eficacia del alargamiento de la vida laboral se supedita a:

  • las condiciones de trabajo y las características de los puestos de trabajo (exigencias físicas)
  • la salud y la seguridad de las personas trabajadoras
  • sus conocimientos y capacidades para garantizar la competitividad de las empresas

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Podemos establecer dos fases fundamentales para un buen proyecto de gestión de la edad:

  • Una primera fase, que denominaremos “Autodiagnóstico de la realidad”, que se centrará en la revisión interna y valoración de las necesidades de la organización relativas a la gestión de la edad conforme a la realidad de la empresa.
  • Una segunda fase comprenderá la “selección de las medidas” orientadas a mantener y/o mejorar la tasa de empleo de los trabajadores mayores, y que se dividirán en cuatro grandes dimensiones o grupos de factores:
  • la salud y sus capacidades funcionales (física, mental y funcionamiento social)
  • las competencias y la educación (habilidades y conocimiento)
  • los valores, actitudes y motivación (satisfacción laboral, RRHH,…)
  • la vida laboral (entorno de trabajo, demandas físicas/mentales, comunidad de trabajo y su organización)

SELECCIÓN DE MEDIDAS – ALGUNAS IDEAS PARA ADAPTARNOS AL CAMBIO

  • Evaluación de riesgos laborales, planificación de actuaciones preventivas, vigilancia de la salud y formación preventiva orientada a las necesidades específicas de los trabajadores de este colectivo.
  • Analizar la aplicación de medidas de flexibilidad interna en la empresa (cambio de puesto de trabajo, adaptación del mismo…).
  • Mejora de la formación, cualificación profesional y acreditación de competencias profesionales.
  • Facilitar un sistema para crear hábitos saludables en todo el equipo humano de trabajo y, en especial, en los trabajadores de edad avanzada (no basta sólo con hacer una intervención directa sobre las personas con edades cercanas a la jubilación).
  • Reducir la incapacidad laboral gracias a la mejora del estado físico y mental.
  • Instruir-capacitar-formar a los trabajadores favoreciendo el desarrollo de habilidades y competencias personales.
  • Detectar situaciones de riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

Los cambios y adaptación de las organizaciones son claves para poder afrontar las nuevas situaciones y no perder competitividad.

GESINOR. Servicio de Prevención

Creando empresas saludables