Tamara Labalde (Gerente de ELNA): “Las colaboraciones entre empresas del sector son indispensables”

NOMBRE EMPRESA: ELECTROEROSIONES NAVARRA, S.L..

ACTIVIDAD: Electroerosiones por hilo y penetración de piezas de metal.

AÑO FUNDACIÓN: 1999

EMPLEO GENERADO: 3 puestos de trabajo

PERSONA ENTREVISTADA: Tamara Labalde Navarro, Administradora Gerente

Entrevistamos a Tamara Labalde quien asumió la gerencia de esta empresa familiar con la jubilación de su padre. Tamara tiene planes para modernizar su empresa y continuar trabajando en colaboración con otras empresas del sector del metal.

¿Cuándo se crea la empresa y cómo fue el origen de la misma?

La empresa se creó en 1999 con dos socios originales, uno de ellos mi padre, José Ignacio Labalde (Natxo para los más conocidos).
Mi padre trabajaba en una empresa de troquelería y estampación, llevando una de las máquinas de hilo. Su experiencia durante años en el sector y la motivación de emprender, le impulsó a montar esta empresa de Electroerosión junto a su socio.
No fue hasta 2004 cuando la empresa pasó a ser una Sociedad Limitada y en 2017, con la jubilación de ambos socios, pasé yo a encargarme de la misma.
Me pareció un reto profesional continuar con el legado que creó mi padre y en noviembre cumpliré 6 años en ELNA.

¿Cuál es la principal actividad de la empresa? Producto o servicio y valor añadido en el mercado

Electroerosiones Navarra, S.L. se dedica a la electroerosión por hilo y penetración de metales. Se trata de una técnica de mecanizado de piezas muy precisa, capaz de conseguir geometrías complejas de gran calidad.
Uno de nuestros puntos fuertes es que, gracias a la colaboración con proveedores externos de confianza, brindamos un servicio integral al cliente, garantizando una prestación rápida, eficaz y de calidad.
Ofrecemos a nuestros clientes asesoramiento tanto en materiales, tratamientos y recubrimientos como en procesos, formas y abaratamiento del coste de los trabajos a realizar.

¿Para qué sectores trabajáis?

Trabajamos para una gran variedad de sectores tales como la estampación, automoción, aviación, aeroespacial o alimentación, entre otros.
Este tipo de piezas de alta precisión se utilizan mucho para automoción o sanitario, en los que los requisitos y exigencias son muy altos. Es por ello que estamos trabajando para obtener acreditaciones de calidad, que garanticen nuestra experiencia y saber hacer.

¿Cuál es vuestro ámbito geográfico de acción?

Ahora mismo tenemos clientes a nivel nacional, pero sobre todo trabajamos con clientes de la zona norte, Navarra, País Vasco, Aragón y Cataluña.
Por el tipo de producto que hacemos y nuestra experiencia no estamos cerrados a abrir mercado fuera de España y analizar posibilidades de internacionalización. Es algo que queremos analizar en el medio plazo.

¿Cómo ha afectado la pandemia a vuestra actividad?

Es verdad que en plena pandemia estuvimos trabajando muy bien, pero luego, se paralizó bastante el sector de la automoción, bajando el trabajo y subiendo los costes de la materia prima. Esto ha sido un hecho que, de alguna manera, nos ha afectado a casi todas las empresas industriales y sobre todo del sector metal.
En Navarra muchas empresas dependemos de directa o indirectamente de la automoción, por lo que hemos aprendido a trabajar con esta incertidumbre.

¿Qué retos afronta la empresa para los próximos años?

Retos como empresa pequeña tenemos muchos, sin embargo, desde que entré a formar parte de la empresa hace 5 años, me he centrado en la digitalización y modernización de los procesos, la obtención de certificaciones de calidad que validen nuestra experiencia y en analizar la posibilidad de entrar al mercado internacional.
Considero que trabajando en ellos podremos mejorar como empresa.

¿Cuál es su opinión de la colaboración y las alianzas empresariales?

Las colaboraciones entre empresas del sector son indispensables para conseguir grandes progresos entre todos. De esta forma impulsaremos a la industria navarra del metal muy alto. El sector aquí en Navarra está formado por empresas pequeñas que pueden ganar competitividad trabajando en colaboración sin necesidad de crecer mucho en tamaño. La agrupación para salir al exterior o el conocimiento entre unos y otros para la generación de negocio, pueden ser vías muy interesantes de cooperación entre PYMES.

¿Cuál es actualmente el mayor desafío del sector del metal y de las PYMES en Navarra?

Creo que los mayores desafíos a los que nos enfrentamos actualmente son el energético/sostenibilidad y la transformación digital. Son grandes desafíos que afectan a todo tipo de empresas y que podemos abordar mejor en colaboración con otras empresas, que de forma individual. Por ello nos hemos integrado también en APMEN, para estar al día de los avances, los cambios y adaptarnos a ellos lo antes posible.

¿Cuáles son las razones por las que habéis considerado sumaros a APMEN?

Como comentaba antes, nuestro interés es estar al día como empresa en un mundo cambiante para poder adaptarnos al entorno económico y medioambiental. A su vez consideramos que es una forma de promoción para darnos a conocer como empresa del sector del metal y poder conocer y relacionarnos con otros de los asociados para crear nuevos proyectos. También está la posibilidad de abrirnos al comercio internacional.
Creo que APMEN nos puede ayudar para conseguirlo.