Invasión a Ucrania: Encarecimiento de la energía y materias primas, junto con la escasez de suministros, principales afecciones para las empresas navarras.

CEN solicita medidas para proteger a las empresas del coste de la energía y la inflación ante la incertidumbre de una recuperación débil.

La Confederación Empresarial Navarra (CEN) ha elaborado un análisis sobre los impactos de la invasión de Rusia a Ucrania para las empresas navarras y sus previsiones. En el sondeo han participado asociaciones empresariales sectoriales y territoriales y empresas de los sectores del metal, agroalimentario, agrícola y ganadero, transporte y logística, comercio, energético, industrial, financiero y tecnológico.

Las empresas destacan que el conflicto bélico no solo afecta a aquellas que mantienen relaciones comerciales directas, sino a todo el sector empresarial, principalmente por el repunte de los precios energéticos y sus efectos en la actividad productiva y en la recuperación económica en un momento en el que todavía no se ha alcanzado los niveles previos a la crisis del coronavirus. Las pymes señalan sentirse “asfixiadas” en un contexto en el que la recuperación está siendo muy lenta. Además, se apunta a que los efectos se irán extendiendo a través de vías como la inflación, los problemas financieros, las exportaciones, el turismo, la inversión o incluso un replanteamiento del Plan de Recuperación de la Unión Europea. Por el momento, hay mucha incertidumbre y preocupación sobre la deriva del ataque ruso.

Por otro parte, las empresas consultadas coinciden en señalar que el impacto dependerá de la duración y de la intensidad comprometiendo el proceso de recuperación del crecimiento y creación de empleo. En el contexto actual, la inflación preocupa y mucho, ya que el ataque ruso puede implicar que el IPC se mantenga en el 6% de media a largo plazo y ya en Europa comienza a barajarse un hipotético escenario de “estanflación” (estancamiento de la economía y alta inflación).

También, se apunta un incremento de la ciberdelincuencia, así como un aumento de la ansiedad entre la población que viene de pasar una época muy estresante por la pandemia.

Sin duda, con el análisis realizado se desprende unanimidad sobre que más allá de la afección directa, esta nueva situación llena de incertidumbres impactará en el consumo de empresas, hogares y familias y puede implicar la paralización de inversiones.

Desde la Confederación Empresarial Navarra, en línea con lo expresado por CEOE, se solicita al Gobierno de España que adopte medidas para proteger a las empresas del coste de la energía que, seguramente, va a incrementarse más de lo que ya está. Además, se considera necesaria la reflexión sobre la conveniencia de implantar otras medidas que pueden impactar negativamente de manera directa en las empresas. En este sentido, se pide responsabilidad y moderación salarial, así como apoyo con paquetes de estímulos y la configuración de un sistema fiscal adecuado para el crecimiento y la consolidación de empresas e inversiones. Por otra parte, se reivindica el diálogo entre los agentes sociales y económicos para alcanzar acuerdos en pro de minimizar los efectos de la guerra.

El Informe termina con la relación de las sanciones más importantes aprobadas por Occidente contra Rusia, con la inclusión de enlaces a los documentos oficiales. Conforme se vayan produciendo más novedades el informe se irá actualizando y estará publicado en la web de CEN, www.cen.es

Análisis por sectores

A nivel general, se puede destacar que laexposición directade la economía navarra a Rusia y a Ucrania, respecto a exportaciones e importaciones, es baja por lo que el impacto en el corto plazo se centrará principalmente en las subidas de precios, fundamentalmente de algunas materias primas. Las relaciones comerciales, los flujos se complicarán ya que el comercio internacional se verá afectado por el cierre del espacio aéreo y las disrupciones en la ruta marítima a través del Mediterráneo oriental y el Mar negro.

Industria agroalimentaria: se señala un impacto directo porque gran parte de la materia prima procede de Ucrania (trigo y aceite de girasol). En este momento, ya se acusa una subida importante de precios y, si el conflicto perdura, puede darse el caso de escasez y falta de suministros. También, se apuntan tensiones en los mercados por la falta de productos. Una de las primeras medidas impuestas por Vladimir Putin en esta crisis ha sido la de suspender las exportaciones de nitrato de amonio durante los próximos dos meses, fertilizante esencial para el cultivo de cereales y el más utilizado en Europa. Su impacto en el trigo y en sus derivados, puede encarecer alimentos esenciales como el pan o la harina.

Metal: preocupa que puedan faltar materias primas esenciales en la industria como el aluminio ya que Rusia es el segundo productor mundial y que se alcancen subidas históricas.

Comercio: avecinan problemas de suministro, grave por el tema de la temporalidad en el caso del Retail.

Transporte: preocupa la subida del petróleo y gas que se han disparado en los mercados internacionales que encarecerá el transporte. Además, se traslada la complejidad de la evacuación de los conductores atrapados en Ucrania.

Agrícola y ganadero: apuntan como principales problemas la posible falta de grano, piensos y fertilizantes lo que puede agravar los costes de producción en la agricultura. También, este sector se verá afectado por el aumento de los precios de carburantes y de la electricidad.

Industria: toda la industria sufrirá el alza en los precios de la energía, especialmente el de la electricidad en el caso de las empresas electrointensivas.

Financiero: los efectos inmediatos se han notado ya en los mercados financieros que sufren fuertes caídas y una mayor volatilidad de las divisas.